Aquí no recibimos huéspedes,

sino amigos.